Masaya celebra con amor y alegría ‘Las Posadas del Niños Jesús’


Niños y niñas, recreando a los personajes bíblicos María y José, salieron en peregrinación de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Masaya, dando continuidad al segundo día de las Posadas Navideñas o mejor conocida como ‘La Novena’, misma que se celebra previo al nacimiento del Niño Jesús acontecido un 25 de diciembre.
El Seminarista Erick Alvarado, quien guiaba al grupo de niños por las principales calles de Masaya, indicó que en esta ciudad se realiza esta tradición tratando de fomentar un ambiente de armonía, paz, amor y fe durante estos días.

“En el marco del Novenario al Niño Dios, que inicia el 16 de diciembre, se realizan las posadas del Niño Jesús, que salimos con los niños vestidos de pastorcitos, niños que van vestidos de San José y la Virgen María, representando la peregrinación que hicieron José y María a Belén, cuando ellos andaban buscando donde hospedarse para que naciera el Niño Jesús, y que no encontraron donde quedarse más que un pequeño establo”, explicó el religioso.

Alvarado aseguró que lo importante de conservar esta tradición es la unidad de las familias, además de la piedad que se fomenta en los niños y niñas, logrando que los mismos no sigan otro tipo de culturas comerciales que nada tienen que ver con lo religioso.

“Con estos niños y niñas vestidos de María y José vamos en peregrinación por las calles y ellos van cantando Villancicos, y al llegar a la casa que nos recibe se reza la Novena con los niños, se canta y se reparten caramelos como un dulce cariño, siempre para fomentar la piedad en la Navidad, porque muchas veces se trata de proyectar a un Santa Claus, y otras cosas que nada tienen que ver con lo religioso”, expresó.

Para Martha Lourdes Sánchez, pobladora de Monimbó, estas actividades religiosas son muy significativas, porque en estas los más pequeños aprenden los valores y el verdadero significado de la Navidad.

“Esto me parece muy lindo, porque la verdad es que yo siempre he sacado al niño de pastorcito y me siento feliz que ahora me lo hayan elegido para representar a José, un personaje muy importante que nos ha enseñado los valores como padre de la enseñanza y crianza de Jesús”, manifestó.

Ligia Araúz, madre de uno de los niños que vistió de José, las posadas navideñas son elementos claves dentro de la educación religiosa que los hijos deben de aprender.

“Esta actividad es muy importante para nosotras las familias católicas, porque en ella celebramos el nacimiento del Niño Jesús, y a través de esto le inculcamos la tradición a nuestros niños, cuando ellos van a pedir la posada. Es un acto muy bonito, porque con esto demostramos que somos muy fervientes y muy religiosos”, indicó.

Esta vez, los niños pidieron posada en la casa de la familia Brenes, quienes los recibieron con mucha fraternidad y los invitaron a acompañar el pequeño nacimiento del Niño Dios en medio de la sala-hogar, donde juntos cantaron villancicos y gritaron ¡Que nazca el Niño Jesús!


Fuente: El 19 Digital

Share on Google Plus

Comentarios