Consejos para aplicarse en esta Semana Santa


Como promedio cada año treinta personas o más han venido perdiendo la vida a causa de ahogamiento en los diferentes balnearios de Nicaragua, según estimaciones que se realizan durante este periodo de vacaciones cuando las familias se destinan a refrescarse.

Quiero llamar a la reflexión sobre este hecho destacando el dramatismo de esta violenta forma de fallecimiento prematura y evitable.

El mecanismo de muerte es una asfixia mecánica por que el líquido penetra e invade los pulmones desplazando el vital oxígeno, es el ahogamiento por sumersión.

CAUSAS


Las causas son varias, la más común es introducirse a un cuerpo de agua sin saber nadar, en especial después de comer abundante. El “síndrome de Tarzán” lo vemos en quienes practican clavados de altura que les producen traumas craneales, pérdida de la conciencia y ahogamiento.

TENGA CUIDADO


Una persona que se expone mucho al sol y luego se lanza al agua fría sin “mojarse o refrescar el cuerpo” sufre una reacción vaso-vagal que lo manda al fondo sin volver a salir.

En la mayor parte de estas situaciones hay abuso en el consumo alcohólico que condiciona la tragedia. Tampoco podemos perder de vista el suicidio y el homicidio.

En este tipo de evento la muerte sobreviene después de dos a diez minutos de intensísima angustia. Al inicio se da la violenta sorpresa o miedo que lleva a tragar agua para luego detener la respiración o fase de apnea.

Siguen fuertes respiraciones donde se ingiere y respira más líquido, aparecen convulsiones. En una etapa final ingresa más líquido a los pulmones, hay relajación de esfínteres (se orina y defeca) y paro respiratorio que lleva a la muerte.

Con la pérdida de valiosas vidas llega dolor, orfandad y privaciones materiales. Nunca será un asunto gastado continuar apelando a la necesidad de que seamos más cuidadosos con la maravillosa existencia que Dios nos ha prestado. Todos somos responsables de todos.

Los consejos que siempre se dan son: trate de no consumir alcohol y esté pendiente de los más pequeños.

Fuente: La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: