Catarina, una de las ciudades más visitadas de Nicaragua

El lugar donde hace más de 21 mil años se produjo la explosión volcánica más gigantesca en los últimos 100 mil años y que dejó un cráter superior a los 300 metros de profundidad y seis kilómetros de diámetro, es hoy en día el atractivo turístico más visitado de Nicaragua.

Se trata de El Mirador de Catarina, punto privilegiado desde el cual se obtiene una vista panorámica de la laguna de Apoyo.

Este lugar, con el pasar de miles de años, se transformó y en sus antiguos bordes rocosos creció una exuberante vegetación tropical y en su fondo se formó una laguna sulfurosa que, al enfriarse, sus aguas se aclararon y hoy forman el espejo de la laguna de Apoyo, admirada por todos los turistas nacionales y extranjeros que llegan de visita a Catarina.

Catarina es una pequeña ciudad que parece un jardín en flor todo el año, ya que aquí existen más de cien negocios de cultivo y venta de plantas ornamentales, así como también talleres de muebles de madera y bambú, pero sobre todo es un sitio para contemplar la belleza de la naturaleza.

Según estadísticas que llevaba la alcaldía local hasta el año 2008, Catarina fue visitada por más de 600 mil turistas, entre nacionales y extranjeros, cifra que se supone aumentó en los últimos años, pero no se lleva registro actualizado.

De lo que sí se lleva registro es de los más de 400 negocios que existen en la ciudad y sus alrededores, ya que este municipio, de solo 13 kilómetros cuadrados, cuenta con más de 100 tiendas de artesanías, 45 talleres de muebles de madera, 16 talleres de bambú, 100 pequeños negocios de jardinería, y todos los restaurantes ubicados en El Mirador, así como los hoteles instalados a la orilla de la laguna.

Además de parecer un jardín, Catarina tambien da la impresión de ser una galería de arte abierta al público todo el año, pues aquí hay muchas casas que sus dueños han convertido en tiendas que ofrecen todo tipo de piezas decorativas, de barro, bambú, aluminio, concreto y otros materiales, así como muebles de madera preciosa recién envejecida, fabricados en los talleres de artesanos locales, hasta donde llegan dueños de hoteles y restaurantes a hacer sus pedidos.

Un poco de historia


Según cuenta Fermín Guerrero, responsable de Recaudación de la comuna, Catarina tiene sus raíces en los chorotegas, quienes vinieron procedentes de México en el año 800 de nuestra era; posteriormente llegaron otros grupos poblacionales que desplazaron a estos, quienes a su vez se dividieron en grupos, entre ellos los dirianes, que se establecieron en los alrededores de la laguna de Apoyo y fundaron algunas poblaciones como Diría, Diriomo, San Juan de Oriente y Catarina, entre otras.

La referencia histórica más antigua que se tiene de Catarina, son Las Crónicas de Gonzalo Fernández de Oviedo, quien al llegar a esta zona en 1529, se halló con un poblado indígena, sobre el cual dice: “y todos los pobladores hablan la lengua chorotega”, refiriéndose a Catarina.

Otro que sacó del anonimato a este lugar fue el obispo Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, quien en 1752 cuando visitó Catarina, se refirió a esta población como a “un pueblo chorotega que tenía por titular a Santa Catalina”.

La ciudad de Catarina tiene una población de 8,625 habitantes y es, con sus 13 kilómetros cuadrados, uno de los municipios más pequeños de Nicaragua.

Las casas de este pueblo de artesanos mantienen el estilo colonial en sus construcciones: paredes anchas de adobe o taquezal, techos de tejas de barro, y aceras hacia la calle que los habitantes utilizan para exponer sus productos o para refrescarse en las tardes, sentados en mecedoras.

La iglesia de la ciudad es un reflejo de lo añejo de este pueblo, pues esta, también de estilo colonial, guarda en su interior reliquias antiguas de mucho valor religioso, como la imagen de Santa Catalina, patrona de la ciudad. Esta iglesia tiene inscrito en su frontispicio la fecha de 1817, como el año en que fue terminada su construcción.

Rubén Darío en Catarina


La belleza de Catarina siempre atrajo la admiración de los que la conocen por primera vez y quedan enamorados de ella para siempre. A este embrujo también sucumbió el máximo representante del Modernismo, el poeta Rubén Darío, quien en 1907 llegó a esta ciudad y desde la finca Zaratoga, ante lo más selecto de la sociedad de Masaya, exaltó la hermosura de su paisaje y declaró a Masaya como “La Ciudad de las Flores” --según refiere Fermín Guerrero, responsable de Recaudación de la comuna.

A Catarina llegan turistas de todo el mundo y para todos hay un espacio para admirar la laguna de Apoyo desde su mirador, comer en sus restaurantes al borde del cráter volcánico o en sus comedores populares, comprar plantas ornamentales en sus jardines, artesanías en sus tiendas o muebles rústicos en los propios talleres de los artesanos.

Carlos Humberto Carballo es uno de los artesanos que se benefician con el auge del turismo en Catarina. En su taller fabrica muebles de bambú y de madera rústica, los que tienen mucha demanda en hoteles, bares, casas particulares y de campo.

“Aquí trabajamos con bambú, madera de café, granadillo, laurel y otras que son la materia prima para hacer los muebles, canastos, camas, columpios, mesas de bar, mecedoras, chinitos y hasta juegos de sofá a precios favorables”, indicó Carballo.

Para movilizarse en busca de esparcimiento, la ciudad cuenta con una flota de ‘caponeras’ que le pueden llevar a conocer ciudades vecinas como San Juan de Oriente, Niquinohomo, Diría y Diriomo, o trasladarle a El Mirador, donde hay personas que alquilan caballos para dar paseos por los senderos, o simplemente caminar a pie, disfrutando del entorno multicolor de la naturaleza y la ciudad.

Predilecta por tour-operadoras

El incremento de visitas a esta ciudad en parte se debe al impulso que le dan las operadoras de turismo, ya que muchas de estas tienen incluido en sus itinerarios el destino de Catarina, no solo por la belleza escénica que ofrece su mirador, sino también porque es un lugar donde los turistas pueden comer y comprar algún souvenir de Nicaragua, según explicó uno de los guías.

Kiria Zapata, administradora del restaurante Cueva del Tigre, en El Mirador de Diriomito, dijo que más del 60% de los visitantes son extranjeros que llegan por medio de las tour-operadoras.

“Vienen muchos, europeos, rusos, alemanes, españoles, norteamericanos… Unos primero comen y se van a la laguna, otros suben y vienen a comer al regreso y hay otros que pasan directo a la laguna”, expresó Zapata.

Por su parte Alejandro Muñoz, capitán de meseros del restaurante Carolina, en El Mirador de Catarina, expresó que ellos trabajan con tour-operadoras de Costa Rica y nacionales como Solentiname Tour, Nicaragua Explorer, Culture, Destinos TV (tica) y otras, las que además de turistas norteamericanos y europeos, traen con frecuencia grupos de cristianos que vienen a conocer la laguna.

“Para ellos (los extranjeros) es maravilloso ver el paisaje natural, les encanta”, comentó Muñoz.



Dónde Dormir

Hotel Casa Catarina

Habitación sencilla US$45, doble US$70, Suite US$80. Servicios incluyen desayuno, AA, TV cable, internet Wi Fi, agua caliente, bar y restaurante, parqueo privado. Contacto al 2255-8061, 8408-3461.



Dónde comer

Restaurante

Brumas de Apoyo

Plancha Mixta (carne de cerdo, pollo, res, tostones, puré, arroz, queso frito, quesillo, maduro frito y ensalada: C$260; Pescado a la Tilapia: C$280; Mariscada Mixta: filete de curvina, camarones, langosta, para dos personas: C$500.

Restaurante El Túnel

Filete Jalapeño C$195; Filete Migñón C$250; Mariscada C$450; Pescado entero de 2 libras C$280; Langosta a la Plancha C$360; Camarón C$250.

Restaurante Carolina

Filetes a la Plancha, de res, pollo, pescado, cerdo, C$200; Sopas: de Mariscos C$250-C$300, de verduras C$150; Plato Típico para tres personas C$450.

Ceviches: de pescado, conchas C$150.

Brisas de Apoyo

Filete de Pescado C$170; Langosta C$260; Pescado entero grande C$250-C$300; Comida Vegetariana C$80-100; Cocteles C$100-C$120.

Restaurante Faroles, antes Laguna Azul

Spaguetti C$100; Ensalada de Aguacate C$100; Chuleta ahumada, brocheta o filete de cerdo empanizado C$170; Sopa Marinera C$300; Filete de Pescado al ajillo C$160.

Restaurante Katherine

Guapote a la Tipitapa C$150-200. Plato Típico para 6 personas C$400 (pollo, pescado, res, tajadas, chorizo parrillero, chorizo y costillas de cerdo, churrasco, jalapeño, vigorón); Filete a la Plancha C$150; Camarón en salsa C$220; Sopa Marinera C$150.

Restaurante

La cueva del Tigre

Guapote a la Tipitapa, de C$170 a C$800 (más de 5 libras), de una libra C$170; Filete de res C$220, de curvina C$170; Camarón C$230; Langosta C$270; Cazuelas Criollas C$85; Sopa Marinera C$220.

Restaurante Latino

Filete a la plancha C$200; Langosta o Camarón C$250; Sopa Marinera C$250; Plato Típico para 4 personas C$450; Consomé de pescado o pollo C$120; Coctel de Camarón C$130; Cocteles: Amor Ardiente C$200, Titanic C$200, Poder Oculto C$160.


Cómo llegar

Catarina está a 40 kilómetros de Managua y a solo 8 de la ciudad de Masaya. Aquí se llega tomando un bus en el Mercado “Roberto Huembes” que vaya hacia Nandaime, Rivas, Niquinohomo, Nandasmo o Masatepe. También puede tomar un microbús frente a la UCA, que vaya a Carazo por la Carretera a Masaya.

Fuente: END

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: