Cocibolca frágil ante Canal Interoceánico

“Desde que enterrás una pana en la tierra ya estás creando un impacto ambiental”; mucho mayores son los efectos de una megaconstrucción como la de un Canal Interoceánico, advierte el ingeniero civil César Avilés. Sin embargo, mientras no se hagan estudios de la situación ambiental no se puede medir el impacto real que tendría el proyecto, en caso de realizarse, señalan especialistas.

No obstante, desde ya se pueden hacer estimaciones. Según Fabio Buitrago, biólogo marino de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic), los sedimentos que podrían depositarse tanto en el lago Cocibolca como en el mar, producto de la construcción de un Canal, provocarían una reducción en la productividad de los ecosistemas de los que depende la seguridad alimentaria de un sector poblacional grande, señala Fabio.

Asimismo, dice Buitrago, la fuga de agua del lago hacia los océanos, provocada por el tránsito de los barcos a través del Canal, perjudicaría a un lago que desde ya sufre un proceso de reducción del volumen de agua, que este verano alcanzó un nivel crítico.

Por su parte, el científico Jaime Incer Barquero teme que el lago se salinice, pues “las formaciones coralinas costeras, tanto en el Pacífico como el Caribe, son muy sensibles a los cambios de salinidad y a las alteraciones de sedimentos. No pueden vivir en esos ambientes”.

Sin embargo, el ambientalista Kamilo Lara, confía en que el sistema de esclusas que facilitaría el ingreso y la salida de los barcos, también evitaría la combinación del agua dulce del lago con el agua salada del mar, lo que, según él, permitiría continuar aprovechando los recursos del Cocibolca.

a construcción de un sistema de esclusas, que funcionaría como escaleras para permitir que los barcos lleguen al nivel del lago, evitaría que el agua salada del mar ingrese al lago Cocibolca, afirma César Avilés, ingeniero civil, “No hay forma de que el lago se contamine, porque es el agua dulce del lago la que se utilizará para bajar y subir los barcos, ya sea que entren o salgan” explica Avilés.

En otras palabras, es el agua del lago la que saldría al mar y no al revés.

Sistema de Exclusas
La construcción de un sistema de esclusas, que funcionaría como escaleras para permitir que los barcos lleguen al nivel del lago, evitaría que el agua salada del mar ingrese al lago Cocibolca, afirma César Avilés, ingeniero civil.

“No hay forma de que el lago se contamine, porque es el agua dulce del lago la que se utilizará para bajar y subir los barcos, ya sea que entren o salgan” explica Avilés.

La Prensa


Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: