Managua y su nueva cara turística

Puerto Salvador Allende Malecón de Managua
Pese a la frustración que provoca reconocerlo, en las últimas décadas Managua se ha caracterizado por ser una de las capitales más desordenadas y sucias del continente. Desde el terremoto de 1972 ni siquiera tiene un centro de referencia, aseguran muchos. Pero esta peculiaridad podría estar a punto de terminar. Una alianza entre el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), la Empresa Portuaria Nacional (EPN), la Alcaldía de Managua (Alma) y las cámaras privadas de turismo se propone cambiar el rostro de la capital.

El primer paso será convertir el antiguo centro de la ciudad en un circuito que aprovechará el potencial turístico del lago Xolotlán y su Puerto Salvador Allende. De momento el Gobierno planea invertir unos 6.5 millones de dólares en las obras, pero la inversión privada podría alcanzar los 60 millones de dólares.

“Lo que se está construyendo es todo un complejo turístico de Managua. No es el puerto y el lago solamente, eso está integrado a todo lo que son las mejoras de la Avenida Bolívar, la Avenida Peatonal Sandino, las mejoras en las Plazas de la Fe y de la Revolución y la remodelación de los parques de la zona”, detalla la presidenta ejecutiva del Intur, Mayra Salinas.

EPN A CARGO DE LA OBRA


Según la funcionaria, el proyecto incluye el mejoramiento de “toda la infraestructura y la instalación de una diversidad de negocios de calidad” para la recreación de los visitantes. En el lugar ya funcionan varios restaurantes y otros negocios.

“Entre lo que se tiene planeado para el puerto, se estudia la posibilidad de instalar pequeños hoteles para que la gente que llegue a hacer uso de las instalaciones del puerto también se pueda hospedar. Otra cosa que se contempla es aumentar la navegación en el lago. Porque actualmente solo está el barco La Novia del Xolotlán, pero también se estarán ampliando las posibilidades de que empresarios que tengan interés puedan instalar y desarrollar ahí una pequeña marina”, expuso Salinas.

La funcionaria explicó además que como administradora directa del puerto la EPN es la que realiza las obras que convertirán la zona en un polo de desarrollo turístico. El Intur únicamente se encarga de las actividades de promoción del destino y en la capacitación y formación de los prestadores de servicios del lugar.

Hace algunas semanas, al concluir la construcción de la segunda etapa del Puerto Salvador Allende, la alcaldesa de Managua, Daysi Torres y el presidente de la EPN, Virgilio Silva, firmaron un convenio de colaboración para la construcción de la tercera etapa del puerto que costará 6.5 millones de dólares.

ESPERÁN INVERSIÓN PRIVADA


Torres explicó que la colaboración institucional permitirá agilizar los trabajos y garantizar la calidad de las obras, que están a cargo de técnicos y especialistas de la municipalidad. “Entretanto la EPN colaborará con combustible y con el pago de horas extras, si es necesario”, dice una nota publicada en el sitio web de la EPN.

Silva precisó que la inversión de los 6.5 millones de dólares incluye la compactación de 700,000 metros cúbicos de material de relleno. Parte de las obras consisten en elevar el nivel del malecón a lo largo de varios kilómetros.

El funcionario también adelantó que se planea construir otra etapa del complejo turístico, cuyo costo podría alcanzar los 60 millones de dólares. Sin embargo, el Gobierno pretende que esa fase la construya la empresa privada.

“Estamos planificando que lo hagan inversionistas privados que van a construir hoteles, restaurantes, parques acuáticos y también una marina. De acuerdo con las orientaciones de nuestro gobierno, la marina será dada en concesión para que estos proyectos sean un éxito en el Puerto Salvador Allende, además de eso ya tenemos avanzado el proyecto en la Isla del Amor, donde se construirán ocho cabañas, restaurantes, parques para niños y un marina de motos acuáticas”, dijo Silva.

Un grupo de inversionistas palestinos esta invirtiendo unos 600,000 dólares en el desarrollo de diseños del proyecto que se desarrollará en la Isla del Amor.

En cuanto a la zona de bares que aún existe, Salinas explicó que la EPN junto con los dueños de los establecimientos analizan si lo más adecuado en reubicarlos o simplemente adecuarlos a las nuevas necesidades de los visitantes.


La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: