Reunión de urgencia del Consejo de Seguridad por el uso de armas químicas en Siria


El Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo este miércoles las consultas a puertas cerradas sobre la masacre de 1.300 personas perpetrada en Siria con armas químicas, según denunciaron la oposición y la comunidad internacional, mientras los inspectores de la ONU sostuvieron un encuentro con miembros del régimen de Bashar Al Assad para que dieran explicaciones.
La reunión tuvo lugar a pedido de Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Luxemburgo y Corea del Sur, cinco de los quince miembros del Consejo. Tras la misma, la presidencia del organismo dijo se busca "arrojar luz" sobre las denuncias de uso de armas químicas cerca de Damasco y "saludan la determinación" de la ONU para investigar.
"Hay que arrojar luz sobre lo que pasó y seguir de cerca la situación", destacó la embajadora argentina María Cristina Perceval tras las consultas a puertas cerradas en el Consejo. "Los miembros del consejo saludan la determinación del secretario general de realizar una investigación profunda e imparcial", agregó la presidente temporal.
Distintos miembros del Consejo habían pedido antes de las consultas que los expertos de la ONU actualmente en Siria fuera rápidamente al lugar de las denuncias. Pero Rusia hizo referencia a la posibilidad de una "provocación" montada por la oposición, dando crédito al gobierno sirio, que rechazó categóricamente las acusaciones.
Paralelamente a la reunión, los gobiernos de París, Londres, Washington y Berlín transmitieron al secretario general de la ONU un pedido formal de investigación sobre esas denuncias. En una carta conjunta evocaron "informaciones creíbles sobre el uso de armas químicas".
La Casa Blanca había solicitado más temprano un "acceso directo" al equipo de expertos de la ONU presentes en Siria para investigar las acusaciones. "Pedimos formalmente a las Naciones Unidas que investigue de forma urgente", declaró el vocero adjunto, Josh Earnest.
En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró "escandalizado" por esas denuncias y "reafirmó su determinación de realizar una profunda investigación sobre los presuntos episodios que le son señalados por Estados miembro", según agregó Eduardo del Buey en un comunicado.
El gobierno sirio autorizó la visita de expertos de la ONU después de haber aceptado las modalidades propuestas por la ONU para garantizar la seguridad y la eficacia de la misión. Luego de las denuncias, se concertó una reunión entre los observadores y funcionarios del régimen.
La ONU aún reclama un libre acceso a todos los lugares donde se han denunciado ataques con armas químicas, tanto por parte del gobierno como por la oposición, o por los países miembros del Consejo de Seguridad, fundamentalmente Francia y Gran Bretaña.



Infobae

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: