Malasia reactiva la hipótesis del secuestro del avión y vuelve a investigar a los pasajeros



Las comunicaciones del Boeing 777 desaparecido desde hace más de una semana fueron interrumpidas deliberadamente y la última señal del aparato se registró casi siete horas y media después del despegue, lo cual significa que pudo terminar su vuelo en una zona tan distante como Kazajistán o en la parte sur del océano Indico, dijo el sábado el primer ministro de Malasia.
Najib Razak confirmó con sus palabras que crecen cada vez más la posibilidad de que la desaparición del avión de Malaysia Airlines no fue accidental, lo cual vuelve a poner bajo sospecha a la tripulación y los pasajeros. Evidencias además la dimensión real de las tareas de búsqueda en una zona que se agranda día a día.
"En vista de los acontecimientos más recientes, las autoridades malasias han reenfocado sus investigaciones en la tripulación y los pasajeros a bordo", declaró Najib a la prensa, ante la que dio lectura a su comunicado sin contestar a preguntas.
Este sábado en la mañana, policías allanaron el complejo residencial de Kuala Lumpur donde vivía uno de los pilotos del avión desaparecido, según un guardia y varios reporteros locales a los que se impidió el ingreso en el lugar. Las autoridades afirman que investigan a los pilotos como parte de su pesquisa, pero no han precisado sus avances.
Najib subrayó que los investigadores examinan todas las posibilidades en cuanto a las razones del drástico desvío del avión respecto de su ruta original y señaló que las autoridadescarecían de capacidad para confirmar si se trató o no de un secuestro.
Pero horas antes, un funcionario malasio había descrito la desaparición del avión como un secuestro, aunque sin poder precisar los motivos o los responsables.
El 11 de marzo, la Policía de Malasia descubrió que dos de los pasajeros eran iraníes volaban con pasaportes robados, uno de origen italiano y el otro austríaco. Sus pasajes habían sidocomprados por otro iraní 48 horas antes del vuelo.

La policía de Malasia mostró fotos de los iraníes que viajaban con pasaporte falso a bordo del avión desaparecido
"Tenemos fotografías y perfiles de todos los pasajeros. Estamos investigado en los videos sus comportamientos", dijo entonces el jefe de ese cuerpo de seguridad, Khalid Abu Bakar. La falta de antecedentes de los dos pasajeros, uno de ellos llamado Eouria Nour Mohammad Mehrdiad,de 19 años, llevó en un momento a descartar su pertenencia a una célula terrorista.
"Creemos Eouria estaba tratando de emigrar a Europa, más precisamente a Alemania, adonde se dirigía", apuntó el responsable policial malasio, sin aportar más datos sobre el segundo iraní.
Desconección
Los expertos habían dicho previamente que quien haya desconectado el sistema de comunicaciones del avión y después voló el jet debe haber tenido un alto grado de conocimientos técnicos y experiencia de vuelo. Una posibilidad que han planteado es que alguno de los pilotos pretendiera suicidarse.
El avión transportaba 239 personas cuando despegó en un vuelo nocturno desde Kuala Lumpur a Beijing a las 00:40 horas del 8 de marzo. Las comunicaciones del aparato con los controladores civiles de tránsito o aéreo quedaron interrumpidas a la 1:20 de la mañana y el jet desapareció, al dar inicio a uno de los misterios más desconcertantes en la historia de la aviación moderna.
Los investigadores tienen ahora un alto grado de certeza de que uno de los sistemas de comunicación de la aeronave —el Sistema de Atención e Información del Avión y Comunicaciones— fue desconectado antes de que el Boeing llegara a la costa este de Malasia, dijo Najib.
Poco después, alguien a bordo desconectó el transponder del avión, que sirve para la comunicación con los controladores civiles de tránsito aéreo.

Oficiales vietnamitas miran por las ventanillas de un avión de búsqueda el vuelo de Malaysian Airlines desparecido

Un funcionario estadounidense dijo a la agencia APT la posibilidad de la "intervención humana" en la desaparición del aparato. Este funcionario dijo que pudo tratarse de "un acto de piratería".
Aunque continúan siendo examinadas otras teorías, el funcionario estadounidense señaló que la evidencia principal que deja entrever la intervención humana es que se interrumpió la comunicación con el transponder del Boeing 777 poco más de diez minutos antes de que dejara de funcionar un sistema de mensajes del avión. Este lapso de tiempo habría sido imposible en el caso de una catástrofe en vuelo.

Share on Google Plus

Comentarios