Mayorga y su contrincante el mexicano Andrik Saralegui, pelea en el Salvador Allende

El show de Ricardo Mayorga en las conferencias de prensa ya caducó. 'Nada es para siempre', diría Luis Fonsi. Lo que antes era una genialidad, ahora se ha convertido en un libreto repetitivo con palabras vacías que no despiertan emociones intensas; es como ir a ver el Titanic 20 veces, porque ya no despierta la melancolía de la primera vez.

Este miércoles en el puerto ‘Salvador Allende', Mayorga y su contrincante, el mexicano Andrik Saralegui, estuvieron cara a cara en su primer careo previo al combate estelar que protagonizarán este sábado en el cartel boxístico que ofrece la promotora Bufalo Boxing. Los que no fueron a la conferencia, no se preocupen: no se perdieron de mucho, el menú era el mismo, con la misma comida de hoy, mañana y siempre. Mayorga abrió el telón, sacó una fotografía del cantante Juan Gabriel, y le pidió a Saralegui que se la firmara.

'Te voy a pegar un nocaut como nunca antes. Rosendo te llevará al hospital, no tenés pinta de boxeador, es la primera vez que voy a pelear con un boxeador marica. En el primer asalto te noqueo', fueron las primeras palabras de cariño de Mayorga hacia su rival, quien en realidad no parece un peleador debido a que su rostro no tiene señales de golpes, más bien parece lo que es fuera de los encordados: un profesional del Derecho.

Minutos después los protagonistas posaron para las cámaras de los medios de comunicación, y como era de esperarse: Mayorga le pegó una palmada en el pecho al mexicano, quien por primera vez perdió la compostura y se defendió lanzando una patada como un samurái en proceso de aprendizaje.

TIENE MÁS TRIUNFOS

Aunque el sitio Boxrec.com muestra que Saralegui apenas tiene 7 victorias (5 nocauts) y una derrota, el mexicano asegura que su récord real es de 19 victorias (15 KO) y un descalabro. El mexicano acumula un año sin pelear, pero antes de ese combate, se había ausentado 7 años del boxeo por problemas personales, entre ellos un divorcio.

El abogado mexicano que se graduó en Sinaloa, México, cuenta que cuando le hablaron de enfrentar a Mayorga su corazón se hinchó de emoción. Según el azteca, Mayorga es su ídolo y ante él quiere resucitar su carrera boxística que está muerta.

'Me sentí ofendido cuando me pegó, pero no le tengo miedo. Estoy bien preparado, yo no soy Allen Medina, vengo a proponer pelear. No he venido desde lejos a perder, es mi ídolo pero esa noche voy a derrotarlo', dijo Saralegui, quien vino a Nicaragua con una maleta de dudas sobre su capacidad boxística, pero con la ilusión de derrotar a un rival que ni en sus sueños más íntimos imaginó enfrentar.
Información de El Nuevo Diario.

Share on Google Plus

Comentarios