Granadino acusado por la fiscalía de lavado de dinero, tres isletas incluidas

Tres isletas ubicadas en el lago de Granada y una finca que la Policía le ocupó al acusado Miguel Ángel Argüello Selva, se suman a un sinnúmero de propiedades que el procesado supuestamente adquirió con dinero proveniente del narcotráfico, según la Fiscalía.
El Ministerio Público ayer hizo comparecer ante el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, a un perito de la Policía que declaró que el imputado Argüello Selva tenía las tres isletas en el lago de Granada; una isleta la tenía a nombre de él (Argüello Selva) y las otras dos a nombre de la sociedad anónima El Gigante.
Según el fiscal Gircard Moraga, Argüello Selva se inició en los negocios ilícitos en octubre del año 2005, al presuntamente vender 75 paquetes de cocaína a dos hondureños y luego el dinero lo “invirtió” en crear la sociedad anónima Gigante SA, una de varias entidades, que supuestamente usaba para lavar el dinero proveniente de la compra y venta de cocaína.
El oficial de la Policía le explicó ayer al juez Rothschuh que realizó las ocupaciones al acusado Argüello Selva, consistentes en las tres isletas llamadas: La Flor, Sacuanjoche y Panamá, y también convalidó la ocupación de la finca San Blas.
TODO ES LEGAL
El abogado Róger Alvarado, defensa de Argüello Selva, insiste en que no existe tal lavado de dinero que la Fiscalía le está imputando al procesado, porque el ente acusador ni siquiera ha brindado cifras de la cantidad del aparente lavado de dinero y tampoco existen las pruebas del supuesto ilícito.
“Si no se establece el monto del dinero que supuestamente lavó (el acusado Argüello Selva), hay un principio que habla de la lesividad. Entonces ¿cuál fue el daño que se le ocasionó al Estado? No se sabe, — es incierto—, porque la acusación (fiscal) no lo dice”, criticó Alvarado.
La defensa de Argüello ha reiterado, en varias ocasiones, que en 1993 don Bayardo Argüello Guillén (q.e.p.d.), padre del acusado Miguel Ángel Argüello, recibió una indemnización de diez millones de dólares del Estado de Nicaragua como compensación a unas propiedades que le había confiscado el gobierno sandinista en los años ochenta y que ahora el hijo del fallecido estaba trabajando ese dinero y otros bienes obtenidos de manera lícita.
El juicio fue suspendido ayer a petición de la Fiscalía y continuará el próximo miércoles 15 de julio a las 10:00 a.m.
egún la acusación fiscal, el procesado Argüello Selva creó varias empresas para legalizar más de trescientos millones de córdobas y casi tres millones y medio de dólares provenientes de actividades ilícitas, como es el tráfico de estupefacientes.
Argüello habría iniciado en los negocios ilícitos en octubre del año 2005, al presuntamente vender 75 paquetes de cocaína a dos hondureños y luego el dinero lo “invirtió” en crear la sociedad anónima Gigante SA, detalla la acusación fiscal.
El acusado después compró bienes inmuebles y en mayo del 2006 inició la construcción del condominio Estefanía, describe el documento acusatorio.
En el 2007, Argüello supuestamente creó la sociedad anónima Desarrollo Convivir SA y en el 2008 la constructora Convivir SA, además de comprar dos casas en Villa Fontana y una finca en Granada, entre otros bienes.
Argüello fue detenido en el 2014, en Managua, cuando supuestamente junto con otros dos sujetos planificaban el trasiego de varios kilos de cocaína. LA PRENSA

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: