Nicaragua, un país de oportunidades para los inversionistas

Nicaragua se afianza como un país con amplias oportunidades para la inversión extranjera, aupado por condiciones sociales y de negocios consideradas atractivas en cualquier rincón del mundo.
Foto: END
El año pasado, los ingresos de inversión extranjera directa (IED) bruta ascendieron a mil 426 millones de dólares, un tres por ciento más con relación a 2013, según datos de la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones (ProNicaragua).
Un total de 12 sectores económicos recibieron los montos, entre ellos, cinco fundamentales: industria, minas, financiero y comercio y servicios, que abarcaron el 83 por ciento del total, refiere el organismo oficial en su sitio web.
Con respecto al origen de las IED, los especialistas señalan una mayor diversificación, toda vez que de 22 países en 2007, año en que retornó al Gobierno el Frente Sandinista de Liberación Nacional, se pasó a 44 en 2014, un crecimiento del 90 por ciento.
De acuerdo con autoridades y expertos, el interés de establecer actividades en esta parte del orbe ha aumentado por parte de empresas y hombres de negocios; pero, ¿cuáles son las claves que seducen en este país de Centroamérica? 
Situado en una región donde confluyen naciones con elevados niveles de criminalidad y delincuencia, Nicaragua emerge como una especie de oasis donde en 2014 la tasa de homicidios se situó en ocho por cada 100 mil habitantes.
Un informe de la Policía subraya que se trata del índice más bajo del país en los últimos 15 años y el menor de Centroamérica.
Al mismo tiempo, planes contra el crimen organizado, tráfico interno de estupefacientes, agrupaciones delincuenciales y trata de personas, así como de verificación de armas de fuego contribuyen al fortalecimiento de la seguridad en la nación.
En opinión del presidente Daniel Ortega, la seguridad constituye una buena señal para los inversionistas, pero también lo es "la gran alianza entre trabajadores, empresarios, productores y gobierno que logró establecerse y consolidarse desde 2008".
Según especialistas, a esta realidad se suma un marco legal modernizado, que estimula la inversión no sólo extranjera sino nacional, mediante diversos incentivos en sectores de la actividad empresarial.
Los resultados no se han hecho esperar y entre los más recientes figura la inauguración de plantas de empresas como las mexicanas SuKarne y Lala, vinculadas al ámbito del procesamiento de alimentos, y en cuyas aperturas participó el propio Ortega.
También la compañía noruega Statoil firmó en mayo cuatro contratos de exploración y explotación de hidrocarburos con la empresa de Petróleos de este país, para trabajar en un área de 16 mil kilómetros cuadrados de la superficie del Pacífico.
El gobierno de Nicaragua ofrece excelentes condiciones jurídicas y seguridad ciudadana, es una nación muy estable, reconoció el representante legal del consorcio escandinavo, Nicholas Maden, durante la rúbrica de los acuerdos.
Para el asesor presidencial Telémaco Talavera, la realidad se podría resumir en los siguientes términos: los inversionistas ven a Nicaragua como el país de las oportunidades.
La nación se viene convirtiendo en el centro de atención para poder invertir, por lo que diferentes interesados están visitándolo, afirma categóricamente el también vocero de la Comisión del Gran Canal Interoceánico.
Ciertamente, en lo transcurrido del año, empresarios de países como Alemania, Italia, Dinamarca y Bélgica llegaron aquí con el objetivo de explorar posibilidades, y conocer más sobre el proyecto de la vía que pretende unir el Pacífico y el Atlántico.
INTERÉS EN EL CANAL 
La atención sobre el canal, que según datos oficiales tendrá 278 kilómetros de longitud, 105 de los cuales pasarían por el Lago Cocibolca, el mayor de la región centroamericana, se pone de manifiesto asimismo en eventos internacionales.
Al referirse al VI Foro de Infraestructura, Inversión y Construcción, celebrado en China recientemente, el ministro nicaragüense de Políticas Públicas, Paul Oquist, afirmó que múltiples empresas del Gigante Asiático mostraron interés en el proyecto.
Mientras, en el V Foro de Inversiones para Latinoamérica, con sede en Londres, la vía interoceánica fue calificada como la mayor obra de ingeniería civil en este momento en el planeta, y atrajo la atención de agentes financieros, empresas e inversionistas.
El costo total del proyecto es valorado en 50 mil millones de dólares y se espera que su edificación demore cinco años. Además de la vía propiamente, se trabajará en un aeropuerto, varias carreteras, una zona de libre comercio, complejos turísticos y dos puertos, uno del lado del Pacífico y otro en el Atlántico.
Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) valoró recientemente que la megaobra podría tener importantes repercusiones en las entradas de IED en el futuro en este país de Centroamérica.
De acuerdo con ProNicaragua, la nación espera captar en 2015 unos mil 650 millones de dólares en flujos de inversión extranjera directa, sin incluir las cifras que pudieran generar las obras del canal y el proyecto hidroeléctrico Tumarín.
Los pronósticos para este año se apoyan en el crecimiento de la agroindustria, la continuación de proyectos de energía renovable, y en los sectores de comercio y turismo.
Elementos de orden interno como los ya descritos, sumados a costos operativos competitivos y un favorable clima de negocios, prometen seducir todavía más a los ya interesados inversionistas de distintas partes del orbe. 
Prensa Latina / HKND GROUP

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: