Colosos de Nicaragua en acción

Mientras que el tremor se mantiene en el volcán Masaya, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó este sábado que el volcán Telica y Momotombo expulsaron ceniza y gases.
Foto: La Prensa
A pesar de la activación volcánica, las familias que habitan cerca de estos colosos no han recibido orientaciones de las autoridades del Gobierno ante posible evacuaciones.
Ineter se ha limitado a decirle a la población que mantengan la calma, que ellos están informando de la actividad de estos colosos.
Expertos del Ineter explicaron esta semana que por una nueva inyección de magma debajo de la caldera del volcán Masaya es que se produjeron ocho sismos en la zona de Masaya-Nindirí-Ticuantepe.
Solo el día de ayer el Telica, que se mantenía en calma relativa desde el pasado 23 de septiembre, registró un total de veinte explosiones con salida de ceniza y gases.
El vulcanólogo Armando Saballos explicó que existe la posibilidad de que el Telica continúe expulsando gases y ceniza.
Ineter informó que la columna de ceniza que se generó tras las emanaciones de este volcán se elevó de 300 a 1,000 metros sobre el cráter.
En cuanto al Momotombo, el Ineter señaló que este sábado a las 10:40 a.m. registró una explosión de ceniza que se elevó 500 metros sobre el cráter. También hubo expulsión de material sólido que cayó en la ladera noreste del volcán.
TEMOR EN LAS CERCANÍAS DEL VOLCÁN MASAYA
Por otra lado, quienes habitan cerca del volcán Masaya sienten temor ante una posible erupción.
En el kilómetro 21 sobre la Carretera Managua-Masaya se encuentra Piedra Quemada, un poblado con más de trescientas familias, donde hasta la fecha ninguna autoridad del Gobierno les ha orientado cuál sería la ruta de evacuación ante una posible explosión violenta del coloso.
En este lugar se respira aire combinado con dióxido de azufre y el ácido afecta la salud de las familias. Ahora el mayor temor de estas familias es que el volcán haga erupción y la lava descienda hasta el poblado, como sucedió en 1772.
“Lo que nos da miedo es que haga erupción, porque estamos en el lugar donde pasó la lava hace años, y ahora está la gran posibilidad que vuelva a pasar. Desde aquí nosotros vemos todas las noches el cráter encendido y a esa hora incrementan los gases, hasta la vista te arde”, dijo Ronald Castro, habitante de la zona.
AFECTACIÓN EN LA CONCHA
Al otro lado del volcán, en el kilómetro 26 carretera Ticuantepe-La Concepción, en el cerro El Ventarrón, hay varias familias que también están siendo afectadas por el volcán. Aquí las familias se han acostumbrado a sembrar piña y pitahaya para hacer uso de las tierras ociosas, pero en algún momento del año los plantíos se queman debido al ácido del volcán.
Marcio Hernández quien habita en las cercanías del cerro El Ventarrón, ha crecido en la zona y ahí ha construido su hogar sin temor alguno, pues desde pequeño se adaptó a vivir con la intermitencia de gases que lanza el volcán. En la zona las familias no siembran más que piña y pitahaya, pues la tierra no es buena para otros cultivos.
Hernández asegura que las familias nunca han pensado en evacuar el lugar, pues lo que han visto del volcán en los últimos meses es normal.
El volcán Telica, situado en el “cordón de fuego” del Pacífico y en la llamada “cordillera de los volcanes” de Nicaragua, registró ayer 20 explosiones, con expulsión de gases y ceniza, informaron las autoridades. LAPRENSA/ARCHIVO




AFECTACIÓN EN EL CRUCERO
Otra de las zonas afectadas por los gases del volcán Masaya es El Crucero y por ubicarse en una posición alta tiene una mayor afectación.
Alejandro Talavera, poblador de El Crucero, indica que en la zona no se puede usar zinc, porque el ácido del volcán corroe rápidamente la lámina y su vida útil se reduce a un año.
“El Crucero ha sido bien afectado por el volcán, nuestra salud está bien deteriorada, muchas personas padecen de neumonía no por el clima sino por los gases; el techo de las casas se daña continuamente y no digamos la tierra, aquí nada pega“, sostuvo Talavera.
El día de ayer el Ineter informó que el volcán Masaya no registró nuevas explosiones, pero hay tremor volcánico alto muy cerca de la superficie.
Asimismo la página web del Ineter indica que ayer se produjeron tres sismos cerca de la caldera del coloso, réplicas del sismo de 4.1 grados del pasado 9 de febrero. Estos sismos son inducidos por la actividad volcánica del Masaya.
LAGO DE LAVA INCANDESCENTE
“Hasta el momento no nos indica nada de que este volcán, el Masaya, vaya a ser una explosión grande, violenta. No tenemos datos que corroboren eso, sino que en caso que se dé una explosión será posiblemente pequeña a como ha ocurrido en años anteriores, como en el año 2012, también en 2001”, expresó el vulcanólogo Armando Saballos. El pasado 11 de diciembre el Ineter informó que el cráter Santiago presentaba un lago de lava con incandescencia y pequeñas llamas.
El volcán Masaya presenta varios cráteres en su estructura interna, pero actualmente el único activo es el cráter Santiago, los demás se encuentran en reposo. LA PRENSA

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: