Nicaragua en el top tres de energías renovables

Nicaragua continúa situándose como ejemplo de la producción de energía eléctrica con fuentes renovables. Recientemente, la fundación The Climate Reality Project —fundada en 2006 por el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore— reconoció al país como una de las tres naciones, junto a Suecia y Costa Rica, que están marcando a nivel mundial la ruta a seguir en este campo, que constituye la principal forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.  
Foto: END




Y no es para menos. El 27.5% que representaba la generación de energía renovable en el 2007, pasó al 52.4% en el 2014, y el Gobierno se ha planteado la meta de alcanzar el 90% en el 2020, con proyectos de inversión pública, privada y mixta.  Solo entre el 2007 y el 2013, los proyectos eólicos, de biomasa, hidroeléctricos y solares suministraron 180 megavatios adicionales a la red nacional de distribución eléctrica que cada día tiene una demanda de 550 megavatios.
n el caso de la energía eólica, los proyectos más representativos en el país son Amayo I y II ubicados en el departamento de Rivas y dirigidos por el consorcio canadiense Amayo S.A., que producen unos 63 megavatios.

DIVERSIDAD DE FUENTES

Se espera, además, que el proyecto hidroeléctrico Tumarín, que se encuentra en proceso de desarrollo en el Caribe Sur de Nicaragua, aporte 253 megavatios cuando inicie sus operaciones a finales del 2019, según las proyecciones.
César Zamora, gerente país de la empresa energética IC Power, apuntó que la apuesta de Nicaragua por la energía limpia surgió como una solución a la crisis de desabastecimiento de electricidad que vivió el país antes del 2007.
“Se propuso la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables y con el nuevo Gobierno (2007, Daniel Ortega) inició un diálogo con representantes del sector energético y el Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) para planear cómo salir de esa crisis”, recordó.
Zamora mencionó que se ha logrado inyectar a la red de distribución 180 megavatios de energía eólica, 70 megavatios de energía geotérmica del complejo San Jacinto-Tizate, 50 megavatios de energía hidroeléctrica de los proyectos Larreynaga (estatal), Hidropantasma y El Diamante, que entró a funcionar en diciembre pasado, mientras que en biomasa se espera que este mes entren el ingenio Montelimar con 30 megavatios y los ingenios Santa Rosa y San Antonio, con 80 megavatios entre los dos.
“Y hay planes que en diciembre de 2017 entre el ingenio Casur con 30 megavatios más”, agregó Zamora, quien afirmó que solo en energía geotérmica Nicaragua tiene la capacidad de exportar 150 megavatios a los países vecinos, especialmente entre abril y marzo a Panamá, Costa Rica, Honduras y El Salvador. Seguir leyendo ....

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: