Barrio San Judas con escalofriante asesinato


Agresión sexual fue el móvil del asesinato de Ángela Verónica Crespo, de 23 años, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado lunes envuelto en bolsas negras en un cauce del barrio San Judas de Managua.


La tarde del miércoles, la Policía Nacional capturó al comerciante Silvio Javier Mayorga González, de 37 años, y allanó el cuarto que alquilaba a tan solo una cuadra de donde apareció el cadáver. Según la Policía, este sujeto mató a la joven con un ladrillo.

Ayer, la Policía Nacional lo presentó en conferencia de prensa en Plaza El Sol, por ser el presunto autor del delito de asesinato.
Las autoridades cuentan con el testimonio de 20 personas que lo identificaron.
Ruta del crimen

El comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional, detalló que el pasado 9 de octubre, a eso de las 4:00 de la tarde, Ángela Crespo salió de su casa, ubicada en el barrio Los Martínez, en compañía de Marcos Robleto (trabajador de la Alcaldía de Managua), hacia el mercado Israel Lewites.

“Entre 7:30 y 8:00 de la noche, Ángela Verónica Crespo se dirige al bar Tiki-Bar, ubicado en el barrio Miraflores, del Distrito Dos, y se encuentra con Silvio Javier Mayorga González, donde ingirieron licor, retirándose ambos del lugar a las 9:00 p.m. para dirigirse al barrio San Judas”, aseguró el jefe policial.

“En el cuarto, Silvio la agrede por negarse a tener relaciones sexuales, golpeándola con objeto contuso (ladrillo de piso), en la parte posterior de la cabeza, ocasionándole hemorragia interna”, agregó Díaz.

El supuesto asesino, a eso de las 2:00 de la madrugada del lunes, introdujo el cuerpo de la joven dentro de bolsas negras y lo trasladó al cauce en una carretilla.

En la cama donde ocurrió el crimen quedaron manchas de sangre.

Silvio Javier Mayorga, luego de cometer el crimen, echó en un bolso el par de sandalias de la joven y sábanas manchadas de sangre y lo llegó a guardar a un salón de belleza del mercado Israel Lewites.

El sospechoso laboraba en ese centro de compras vendiendo celulares. Sus vecinos lo describen como un hombre callado y que no se metía con nadie.
Tres días desaparecida

La joven tenía tres días de estar desaparecida y la familia la reportó a la Policía el pasado martes. Carmen Crespo reconoció la mano de su hija que salía de las bolsas, al momento que una cámara de un noticiero televisivo la enfocó.
La joven fue sepultada ayer en Ciudad Sandino. Sugey Crespo asegura que hace un mes miró al supuesto asesino de su hermana llegar en una moto al barrio Los Martínez y se fue a la madrugada del día siguiente, pero como era reservada no les comentó nada del sujeto.

UN REPORTE DE LA PRENSA

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: