Estados Unidos ataca base aérea en Siria

Estados Unidos disparó este jueves una andanada de misiles crucero contra territorio sirio como represalia por el atroz ataque con armas químicas ocurrido esta semana contra civiles, dijeron funcionarios estadounidenses.
Foto: El Observador
Fue el primer ataque directo estadounidense contra el gobierno sirio y la orden militar más drástica de Donald Trump desde que llegó a la Presidencia. Aproximadamente 60 misiles Tomahawk estadounidenses, que fueron disparados desde buques de guerra en el Mar Mediterráneo, tuvieron como blanco una base aérea.

Trump dijo que el ataque con misiles que Estados Unidos lanzó la noche de este jueves contra una base aérea de Siria era lo más “conveniente para la seguridad nacional” del país. Dijo que Estados Unidos debe “prevenir e impedir la propagación y uso de armas químicas letales”. Afirmó que “no hay duda de que Siria utilizó armas químicas prohibidas”.

Trump conmovido

El sorpresivo ataque marcó un notable cambio de rumbo para Trump, quien cuando era candidato criticó que Estados Unidos se haya involucrado en la guerra civil siria, ahora en su séptimo año.
Pero al parecer el presidente fue conmovido por las fotografías de niños muertos a causa del ataque químico, lo que calificó como “una deshonra para la humanidad” que cruzó “muchas líneas”.
Funcionarios estadounidenses creen que las armas químicas fueron lanzadas desde aeronaves del gobierno sirio con un agente neurotóxico, posiblemente gas sarín.
El presidente no anunció los ataques con antelación, aunque él y algunos funcionarios de seguridad nacional intensificaron sus advertencias al gobierno sirio durante todo el jueves.

Un llamado a todas las naciones

Trump confirmó el ataque y llamó “a todas las naciones civilizadas” a buscar el fin de la “matanza y el derramamiento de sangre” que vive ese país desde hace más de cuatro años. “La paz y la armonía prevalecerán” siempre que Estados Unidos defienda la justicia, señaló.
Los misiles destruyeron las pistas de aterrizaje de la base, así como hangares, torre de control y áreas de municiones, señalaron funcionarios. La televisión estatal siria calificó el ataque como una “agresión”.
“Pienso que lo que ocurrió en Siria es un crimen verdaderamente indignante”, dijo Trump a reporteros en el avión presidencial Air Force One cuando se dirigía a Florida, donde sostendría una reunión con el presidente chino Xi Jinping.

Una señal para China y Moscú

Las acciones de Trump en Siria podrían ser una señal para China de que el nuevo presidente no tiene miedo de tomar medidas militares unilaterales, incluso si naciones cruciales como China se interponen en el camino.
Cualquier intervención de Washington contra Bachar El Asad también dispararía la tensión con Moscú, el principal valedor del dictador sirio y al que apoya militarmente, y supondría un punto de inflexión en los seis años de sangrienta guerra civil siria.

La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: