El Canal Interoceánico de Nicaragua: la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI de Centroamérica

En 2016, la inversión directa no financiera de China en América Latina sumó 29,800 millones de dólares, registrando un aumento del 39 por ciento con respecto al año anterior. Por otro lado, las inversiones chinas en la región ya no sólo se limitan a las industrias minera y energética sino que se han expandido a sectores como las finanzas, agricultura, manufacturas, tecnología de la información, servicios, comercio electrónico, transporte de aviación, entre otros.


Siendo el bien público más importante que China ha brindado al mundo, la iniciativa de la Franja y la Ruta (la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI) tiene como ejes centrales la coordinación de políticas, la conexión de infraestructuras e instalaciones, la eliminación de trabas al comercio, la integración financiera y el estrechamiento de los lazos entre los pueblos.

Foto: HKND

Luego de establecer relaciones diplomáticas con Panamá, China está cada vez más cerca de Nicaragua y América Latina. El Presidente Xi Jinping, durante una reunión con el Presidente argentino Mauricio Macri, dejó en claro que: "América Latina es la extensión natural de la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, China está lista para ampliar la cooperación con América Latina.”

Como parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta, propuesta por China para interconectar a todo el mundo, la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI se extiende a América Latina y el Caribe, región que busca insertarse más en las cadenas de valor globales y mejorar sus infraestructuras atrasadas. El Canal Interoceánico de Nicaragua formará parte de una nueva Ruta Marítima de la Seda que contribuirá significativamente al desarrollo y prosperidad del mundo.

Foto: HKND

Para América Latina, que actualmente busca diversificar sus mercados y atraer inversiones, China representa una gran oportunidad por ser la segunda economía del mundo. El Canal proporcionará un paso más rápido de naves masivas de carga procedentes de América Latina, hacia Asia. Hoy estas naves son demasiado grandes para el Canal de Panamá y a menudo resultan bloqueadas en los puertos chinos.

El Canal Interoceánico de Nicaragua ayudará a satisfacer las necesidades cambiantes del siglo XXI y se convertirá en un complemento del Canal de Panamá.

El rápido crecimiento del comercio este-oeste y del tamaño de los buques constituye un fundamento convincente para la construcción de un segundo Canal Interoceánico que atraviese Centroamérica. Las tendencias en el aumento de tamaño de los buques señalan un enorme mercado potencial para Nicaragua. Este mercado pertenece al Canal de Nicaragua.

Foto: HKND
Anticipamos que para el año 2030, dentro de los 16 años, el valor total de los bienes transportados por el Canal de Nicaragua y el de Panamá combinados superaría los USD 1,4 billones, con lo cual se transformarán en una de las rutas mercantiles más importantes del mundo. Además, el ahorro de combustible logrado gracias al uso de buques más grandes en las rutas mercantiles facilitadas por el Canal de Nicaragua será sustancial.

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: