Ministerio de Salud reporta un brote de lepra en las montañas de Nicaragua

A pocos días de celebrarse el Día Mundial Contra la Lepra, el próximo 28 de enero, el Ministerio de Salud (Minsa) reporta un brote de leishmaniasis o lepra de montaña en el municipio de Matagalpa. Aunque las autoridades sanitarias poco hablan de esta enfermedad, en 2016 fue la tercera epidemia que más afectó a los nicaragüenses, únicamente superada por el dengue y malaria.
“Se han detectado 10 casos de leishmaniasis o lepra de montaña en tres niños y siete varones en el municipio de Matagalpa, vamos a trabajar iniciando (el) tratamiento, entregando mosquiteros y fumigando, además de continuar la búsqueda activa de esos casos”, dijo la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo.
Según el Mapa de Padecimientos de Salud, publicado por el Minsa hace algunos meses, en 2016 se registraron 4,891 casos confirmados de lepra de montaña. No obstante, se desconocen los datos del 2017 ya que desde hace dos semanas, la información que estaba en línea dejó de estar disponible para la población.

Causas de la lepra de montaña

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lepra de montaña es causada por un protozoo parásito del género Leishmania y se transmite a los humanos por la picadura de pequeños insectos hembra infectados. Solo una pequeña parte de las personas infectadas por Leishmania acaban padeciendo la enfermedad.
“La enfermedad, que afecta a las poblaciones más pobres del planeta, está asociada a la malnutrición, los desplazamientos de población, las malas condiciones de vivienda, la debilidad del sistema inmunitario y la falta de recursos. Además, está vinculada a los cambios ambientales, como la deforestación, la construcción de presas, los sistemas de riego y la urbanización”, agrega la OMS.

Síntomas

Aunque existen tres tipos de lepra de montaña, los síntomas más comunes dependen de dónde estén localizadas las lesiones y abarcan: dificultad para respirar y para deglutir, úlceras y desgaste en la boca, la lengua, las encías, los labios, la nariz y el tabique nasal, congestión y hemorragia nasal y llagas en la piel propensas a convertirse en úlceras que se curan muy lentamente.

OPS monitorea el mal de chagas

Otra epidemia que continúa afectando Nicaragua es el mal de Chagas, solo en 2016 un total de 123 personas contrajeron la enfermedad pero no se reportaron muertes por esta causa. Es por tal motivo que una delegación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) visitará Nicaragua para evaluar los avances de este país en el combate al mal de chagas.
La Prensa
Share on Google Plus
ESPACIO DISPONIBLE

0 comentarios: