Daniel Ortega acepta reunirse con obispos de Nicaragua para analizar el diálogo

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aceptó reunirse con los obispos de la Conferencia Episcopal (CEN) para abordar el futuro del diálogo.
La CEN confirmó que la cita, pedida por los obispos y aceptada por Ortega, será este jueves, a la 3 de la tarde, en la Casa de los Pueblos, Managua.
En la reunión se tratarán "temas tan indispensables e imprescindibles para nuestra patria, de la justicia y la democracia, de los que depende siempre la paz, con el fin de valorar la conveniencia de llevar adelante el diálogo", dijeron los obispos en un comunicado.
La CEN indicó que solicitó la audiencia a Ortega tras escuchar a diversos sectores nacionales e internacionales.
El encuentro, de acuerdo con al CEN, será privado y los obispos brindarán una conferencia sobre los resultados a la 7 de la noche de este jueves, en el Seminario Nuestra Señora de Fátima.
El diálogo en Nicaragua quedó suspendido el pasado 31 de mayo, cuando la CEN dijo que no había condiciones, pues el 30 de mayo, Día de las Madres, ocurrieron ataques armados que dejaron al menos a 16 personas muertas.
A Ortega se le vio en público por última vez el pasado 30 de mayo, en un acto del FSLN, cuando dijo que nadie abandonará Nicaragua y que este país no es propiedad de nadie.
En las protestas de Nicaragua, que comenzaron el 18 de abril, han muerto unas 130 personas. Hay unos mil heridos y un número no confirmado de arrestados y desaparecidos. 
La más reciente víctima es un hombre de Masaya, quien recibió un balazo en la cabeza, esta tarde.
Organismos internacionales y locales defensores de los derechos humanos acusan al Estado de Nicaragua de ejecutar actos de represión para disolver las protestas.
Un informe de Amnistía Internacional sostiene que la estrategia del Estado es "disparar a matar".
El gobierno de Ortega ha recibido diversas condenas internacionales y a lo interno, diferentes sectores llaman a adelantar elecciones y renovar los poderes del Estado.
Ese tema se planteó en la última sesión del diálogo en Nicaragua y el representante del Gobierno, el canciller Denis Moncada, sostuvo que la propuesta representa un "golpe de Estado".
Mientras, en varios puntos de Nicaragua hay tranques y en los barrios, barricadas, como forma de protesta en contra del gobierno de Ortega.
END
Share on Google Plus
ESPACIO DISPONIBLE

0 comentarios: