Nuevas plantas lácteas en Madriz


Unos 500 litros de leche son acopiados a diario en la pequeña empresa procesadora de lácteos La Palmita, en el municipio de Las Sabanas, en Madriz, y que es propiedad de don José Ramiro Gutiérrez. Con tan solo tres años en el negocio, este productor ha logrado elaborar quesos frescos, quesos cremas, quesos con vegetales, quesillos, crema de leche entera, leche agria, cuajada y yogures de frutas.

El negocio de José Ramiro es parte de las cuatro pequeñas empresas procesadoras de lácteos que han surgido en Madriz y que son ayudadas por el programa de la Pequeña y Mediana Empresa Rural (Pymerural), que es financiado por el organismo Swisscontact de Suiza, y el apoyo de la Unión Nacional de Productores y Ganaderos (UNAG) .

Además de la empresa lácteos La Palmita, en el municipio de Las Sabanas, fue creada Aquí Tono, en Somoto, y Renacer en la localidad de Palacagüina, en Madriz, las que contaron con un financiamiento de 104, 440 dólares.

“Para iniciar el proyecto aporté unos 9,940 dólares, y en menos de tres años pasé de acopiar de entre 10 y 500 litros de leche diario, con lo que producimos los lácteos, y que comercializamos a los talleres de rosquillas de Somoto y Yalagüina”, señaló José Ramiro.

El control sanitario del producto es supervisado por las autoridades del Ministerio de la Salud (Minsa) y el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific). “La calidad de la leche tiene que provenir de los productores del campo y la inocuidad continua en las plantas procesadoras de lácteos, porque es una exigencia de los talleres de rosquillas para la elaboración de este rubro”, dijo Antonia Méndez, presidente de la UNAG, en Madriz.

Nidia Pereira, coordinadora nacional del programa Pymerural, dijo que la iniciativa surgió como una necesidad de contribuir a la reducción de la pobreza con la generación de ingresos en varias zonas de Madriz, por ser lugares que viven en extrema pobreza, al iniciar hace tres años con el proyecto de las plantas procesadoras de derivados de la leche.


Fuente: La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios