Las remesas no se detienen



El flujo de remesas a Latinoamérica incrementó en un 13 por ciento durante el 2012, cuatro puntos más en relación con el 2011, mientras en Nicaragua las remesas de inmigrantes en Estados Unidos continuaron en aumento durante el año que concluye, con un monto aproximado al 12 por ciento en comparación al año pasado, cuyo monto fue de 1,053 millones de dólares, de acuerdo con datos proporcionados por Diálogo Interamericano con sede en Washington DC.

 El Gobierno de Nicaragua calcula de forma conservadora que el año concluirá con un récord de 930 millones de dólares en remesas, superior a lo registrado por la entidad nacional en años anteriores. Los datos del BCN son menores a los del Diálogo Interamericano y de organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo, según expertos porque están subvaloradas.
El doctor Manuel Orozco, director del Programa de Remesas y Desarrollo de Diálogo Interamericano, dijo a LA PRENSA  que las remesas se han convertido en un factor importante en el crecimiento económico de países como Nicaragua. El volumen de dinero que recibe el país producto de la mano de obra nicaragüense en el extranjero representa el 19 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y beneficia a cerca de un millón de hogares.

“El 2012 es prácticamente un año de continuidad con el 2011, en donde el ritmo de crecimiento está influido por un pequeño aumento en el volumen de remesas desde Estados Unidos y Costa Rica”, dijo Orozco.

Pese a que la economía estadounidense se recupera lentamente, y la administración del presidente Barack Obama deportó a más de 410 mil indocumentados, 13 mil más que en el 2011, el flujo de remesas a Latinoamérica no se detuvo.

EN CRECIMIENTO


De acuerdo con el último estudio presentado por el doctor Orozco, los factores que explican el incremento en el volumen de remesas a América Latina son la situación financiera y el uso de tecnologías, la migración de mujeres calificadas, los fenómenos naturales, la economía global y el costo de vida.

Ana Rodríguez es propietaria de Alfa Envíos, una agencia de envíos de remesas, cuya modalidad es la entrega puerta a puerta a sus clientes en Nicaragua, para poder competir con la amplia oferta existente. Rodríguez dice que su negocio se ha mantenido, pero asegura que hubo un aumento en el envío de remesas.

“Cada vez hay más agencias de envíos, en cada gasolinera vas a ver una, y han surgido nuevas opciones de envíos online, pese a la competencia hemos logrado mantenernos en el negocio”, dijo la empresaria.

MÁS TECNOLOGÍA


Orozco sostiene que las remesas se han convertido en una industria cada vez más sofisticada. El aumento en el uso de tecnologías y el acceso a herramientas financieras, tanto en el país de origen como en el país de acogida, puede afectar de manera positiva el crecimiento registrado en los montos de las remesas.

“El envío de dinero ofrece rentabilidad comercial cuando existe competencia y se ofrece un producto atractivo. La competencia como resultado ha aumentado la oferta con precios más bajos, más productos, particularmente uso de tecnología como internet, y ha expandido su red de pagos con más socios, muchos de ellos bancos. Eso ha resultado en la conformación de una industria más sofisticada de envío de dinero”, explicó el especialista.

Las investigaciones de Orozco muestran que los remitentes que usan instrumentos financieros basados en la tecnología, tales como transferencias en línea a través de cuentas bancarias, envían montos ligeramente mayores que aquellos que utilizan métodos de envío de dinero en efectivo.

Estados Unidos (EE. UU.) y Costa Rica son los principales países emisores de remesas a Nicaragua, según se desprende del informe Balance Preliminar de las Economías publicado esta semana por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

IMPORTANTE FLUJO


Nicaragua percibe cada año importantes volúmenes de remesas familiares desde el exterior. Según el Banco Central de Nicaragua (BCN) aún estas no han alcanzado los mil millones de dólares, pero el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) calcula que en 2011 ingresaron al país 1,053 millones de dólares en concepto de remesas, mientras que el BCN calcula que fueron 911.6 millones.


Fuente: La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios