Producción de camarones en desarrollo y bajo buenas prácticas de manejo


La camaronicultura es uno de los sectores de la producción acuícola que ha venido alcanzando un mayor desarrollo durante los últimos, en el cual grandes, medianos y pequeños productores, así como cooperativas han venido teniendo una gran participación en la exportación de más de 35 millones de libras de este producto marino, lo que representa un ingreso anual de US$105 millones para Nicaragua.
Pero para la producción y exportación de este rubro tan cotizado en mercados como Europa, Estados Unidos y Taiwán, es necesario que en su cultivo y los diferentes procesos se apliquen buenas prácticas de manejo e inocuidad para garantizar un camarón de calidad y en lo cual está trabajando el Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra a través del Instituto Nicaragüense de la Pesca y la Acuicultura (Inpesca).
En el departamento de Chinandega, en el Delta del Estero Real, es donde se ubica el 98% de la producción del camarón de cultivo, el que hasta septiembre de este año ha significado 35 millones de libras y con lo cual se espera se cierre el 2013 con una producción mayor al 2012 con el segundo ciclo que culmina en enero del 2014.
“Tenemos 11,500 hectáreas en producción, de eso el 73% están en manos de empresas privadas pequeñas, medianas y grandes y el 27% está en manos de cooperativas acuícolas. Este ha sido uno de los rubros que ha tenido un comportamiento mejor, con mucho dinamismo y que también el año pasado representó un poco más de US$105 millones en exportaciones”, expresó Danilo Rosales, vicepresidente del Inpesca.
Según Rosales, el 98% del camarón de cultivo está destinado para la exportación a los países europeos, Taiwán, Estados Unidos y Rusia, donde se está incursionando actualmente.
Un producto inocuo para mercados exigentes
Royal Shrimp, empresa filial del Grupo Farallon de capital panameño, es una de las procesadoras y comercializadoras de camarones que está trabajando en la zona de Chinandega, en Playones de Catarina al Oeste de la ciudad de El Viejo, donde cuentan con una finca cultivadora de camarones y una planta procesadora basada en las buenas prácticas de manufactura y en las exigencias que tienen los mercados internacionales.
“Nuestro personal ha sido capacitado desde el inicio para poder hacer las labores y cumplir con la alta calidad que exigen estos mercados en cuanto al empaque de camarón de cultivo se refiere”, declaró Eric Jaén, gerente general de Farallon Aquaculture de Nicaragua SA.
La calidad de la producción del camarón de cultivo del grupo Farallon inicia desde la producción de la semilla o larva de camarón, misma que es producida en los laboratorios del grupo en León cumpliendo con los altos estándares para conseguir semilla de alta calidad y que es exportada a los mercados cultivadores centroamericanos y en la finca de Royal Shrimp en Playones de Catarina.
“Esa semilla viene a las granjas, en las granjas es cultivada y manejada adecuadamente también basado en las buenas prácticas de cultivo, luego las buenas prácticas de cosecha nos hacen cosechar un producto que va directo a la planta, donde prácticamente lo que se hace es empacarlo, la calidad se asegura en la cosecha y estamos teniendo en esta planta un 98% de rendimiento gracias a esa buena práctica”, refirió Jaén.
En sus fincas Royal Shrimp produce alrededor de 2 millones de libra de camarón por ciclo y la planta cuenta con la capacidad de procesar entre 80 y 100 mil libras diarias.
En el proceso de empaque del camarón también se realiza un trabajo bajo normas de inocuidad para garantizar la calidad de los productos y en Royal Shrimp destaca el cultivo y proceso en vivo del camarón, que es llevado hasta la planta procesadora con vida.
El Ing. Juan Aurelio Salmerón, gerente de Planta de Royal Shrimp explica que la planta está diseñada para procesar 5 mil libras por hora y cumplen con los estándares de calidad del mercado, procesando y empacando un 98% de camarón entero.
“Todo el grupo de operadores recibe capacitación inicial sobre las buenas prácticas acuícolas y las buenas prácticas de proceso, en las cuales se determina primeramente los exámenes médicos de cada uno de los operarios, la vestimenta dentro del proceso, tienen un proceso de sanitización, de limpieza, y la gente ha logrado tener no solamente la disciplina sino también la educación de que cada procedimiento de sanitización y limpieza es primordial para la calidad de productos”, subrayó Salmerón.
Para garantizar la calidad de los productos de Royal Shrimp es determinante la frescura de los camarones, lo que se logra al tener la planta de proceso a solo 2 o 3 kilómetros de la finca, pero además importante la aclimatización que realizan de la semilla o larva de camarón una vez que se lleva de los laboratorios hacia la finca.
“Cuando se trae la larva nosotros hacemos un proceso de aclimatación para que el camarón pueda adaptarse fácilmente al medio a donde viene a caer, que es un medio más agreste con condiciones diferentes a lo que es laboratorio y desde ahí nosotros iniciamos con buenas prácticas de manejo, control de enfermedades, realizamos muestreos semanales de sanidad, muestreos poblacionales y análisis de laboratorio de patología para NHP, microbiología para vibrios y miramos si el camarón está con problemas de mancha blanca”, relató el Ing. Carlos Sandoval, gerente de Producción de Finca de Royal Shrimp.
Las buenas prácticas de manejo continúan en el almacenaje adecuado de los alimentos así como en la cosecha del camarón con un gelado eficaz del camarón para evitar que este se dañe en el proceso de transporte para la planta.
“Prácticamente nosotros trabajamos 100% para un proceso de camarón vivo, llevar camarón vivo a la planta, ya que es el mercado de la empresa y trabajamos de esa manera. Los procesos de cosecha son bastante ajustados a la exigencia del cliente y la empresa trabaja al gusto del cliente”, dijo Francisco Meza Gómez, operario de finca de Royal Shrimp.
Trabajo conjunto para evitar ingreso de enfermedades
Rosales destaca que la producción de este rubro es muy significativa dado que los precios se han mantenido, aunque en los últimos años se tuvo una alerta por una enfermedad llamada Muerte Temprana del Camarón (EMS, por sus siglas en inglés), ante la cual, producto del trabajo conjunto de las instituciones de gobierno, empresas y diferentes gremios para prevenir que la enfermedad perjudique la producción nacional del camarón de cultivo.
“Es más a nivel regional estamos trabajando en una normativa regional para poder tomar medidas que mitiguen y que eliminen o no permitan la entrada de enfermedades a este tipo de productos que son importantes para nuestros países”, señaló Rosales.
Rosales manifestó que este viernes 25 de octubre se realizará una reunión con la empresa privada, cooperativas, exportadores y Gobierno con el objetivo de presentarles una propuesta de una normativa para evitar inconvenientes en la exportación de productos como el camarón hacia mercados como Europa, tales como problemas en la documentación de inspección y certificación de dichos productos.
“Esta es una norma que hemos trabajado con el Magfor a través de su dirección de inocuidad DGPSA, el Mific y (Dirección General de) Aduanas con el acompañamiento de otras instituciones para poder nosotros tener un mecanismo que sea eficiente y rápido, y que evite que haya rechazos por este tipo de problemas”, señaló.
Modelo de alianzas permite desarrollo de cooperativas acuícolas
Rosales sostuvo que el modelo de alianzas que ha venido promoviendo el Gobierno del Frente Sandinista entre los diferentes sectores ha permitido impulsar el desarrollo tecnológico y productivo de las cooperativas pesqueras y acuícolas, facilitándoles asistencia técnica con el respaldo de las grandes empresas dedicadas a este rubro y de esa manera garantizar que esas cooperativas logren salir adelante con la implementación de nuevas tecnologías y mecanismos en su producción.
“El Gobierno ha estado atendiendo a los sectores y principalmente a las cooperativas, cooperativas pesqueras y acuícolas para apoyarlos en asistencia técnica, pero también hemos hecho una alianza, […] alianzas estratégicas para que todos avancemos y tengamos responsabilidades y compartamos estas responsabilidades, entonces estamos apoyando a cooperativas de acuicultores en asistencia técnica y financiamiento para que la producción de ellos sea de una forma tecnológicamente más avanzada”, declaró el vicepresidente de Inpesca.
Abraham Cortez Estrada, vicepresidente de la Cooperativa Humberto Estrada de Puerto Morazán, aseguró que a través del Inpesca el Gobierno junto a la FAO les han permitido alcanzar cierto nivel de desarrollo como cooperativa para lograr una producción de entre 15 mil y 40 mil libras de camarones por hectárea de lago cultivado, implementando buenas prácticas de manejo e inocuidad en sus productos.
“Para un camarón de calidad lo principal es la alimentación y el sistema de bombeo, los recambios de agua, combióticos que se le aplican conforme a las necesidades”, dijo Cortez Estrada.
Por su parte, Félix Alberto Vidaurre, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Acuícolas (Apemac), afirmó que producto de ese apoyo del Gobierno y empresas privadas hoy cuentan con el asesoramiento de diferentes instituciones para mejorar la calidad de la producción.
“Hemos iniciado el proyecto, consideramos que ya vamos a 45 días y que vamos bastante bien, la producción está bastante considerable y como Apemac queremos desarrollar esta comunidad”, puntualizó Vidaurre.
Camaronicultura, una fuente de empleo
La camaronicultura representa más de 15 mil empleos en el país, principalmente en la zona de Chinandega donde se aporta a la economía local y se espera que este año se alcance las 60 o 65 millones de libras, lo que podría significar unos US$150 millones en exportación.
El 19 Digital

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: