La bahía de San Juan del Sur posee desde esta semana, dos arrecifes artificiales

La bahía de San Juan del Sur posee desde esta semana, dos arrecifes artificiales que fueron construidos con el fin de ayudar a regenerar y desarrollar el ecosistema de especies como corales, esponjas, langostas, pulpos, entre otras, confirmó el biólogo Fabio Buitrago, encargado del proyecto.

Buitrago, explicó que estos dos arrecifes artificiales forman parte de un “proceso de reforestación del mar”, y que es un esfuerzo equivalente a sembrar miles de árboles para preservar la vida de las especies terrestres.

Estructura

Los dos arrecifes fueron hundidos en el lado sur de la bahía de San Juan del Sur, a una profundidad de 8 metros; uno tiene forma piramidal y el otro es circular. El arrecife piramidal tiene dos metros de alto y la base tiene un cuadrado de 1.50 metros por 1.50 metros de ancho. El arrecife circular, en tanto, tiene 1.20 metros de alto y el diámetro de la circunferencia es de 2 metros.

Las estructuras, según el biólogo, están hechas de acero y encima tienen bloques y ladrillos de barro rojo que aportan una superficie con suficiente rugosidad para que se puedan adherir los organismos que flotan en el agua, como las larvas de las langostas, de los corales y de las esponjas.

“Y cuando (estos organismos) encuentran una superficie como estas de bloques y ladrillos (arrecifes artificiales), lo que hacen es adherirse y se comienzan a desarrollar, entonces se va formando todo un ecosistema a base de una estructura artificial que es lo que nosotros estamos hundiendo ahorita”, dijo Buitrago.

Buscan apoyo

El especialista dijo que la construcción y hundimiento de los dos arrecifes estuvo a cargo de Fincas Acuáticas de Nicaragua S.A., Fansa y la Escuela de Buceo de Nicaragua, con el apoyo de la Alcaldía de San Juan del Sur.

Buitrago agregó que el propósito es construir 1,500 estructuras y colocarlas en toda la costa del Pacífico sur de Nicaragua, lo que incluye la playa de Tola, en Rivas, y las playas ubicadas en el departamento de Carazo.

El biólogo añadió que la construcción de estos dos arrecifes artificiales fue sumamente barata, alrededor de 200 dólares cado uno, por lo que insta a las instituciones u organismos que quieran apoyar la “reforestación del mar”, a apoyar este proyecto.

Ambos arrecifes fueron hundidos el domingo 8 de junio, en conmemoración del Día Mundial de los Océanos, y al momento de su instalación se observó varios peces adherirse a estas estructuras acuáticas, contó Buitrago.

Agregó que el 21 de junio explorarán la zona, para ver cómo avanza el proyecto que considera dará buenos resultados. END

Share on Google Plus

Comentarios