Deslave, que tanto lo provocamos nosotros mismos?

A pesar de los recientes deslizamientos provocados por las lluvias del presente mes de octubre, las prácticas agrícolas de quema en Ometepe y el inacabable despale, tanto para el cultivo, ganadería y para obtener leña, vulneran aún mas las laderas del volcán Maderas. 


No hay justificación. Estas quemas y tala se dan además en zonas que sobrepasan el límite de la reserva del volcán Maderas, la cual es de 160 msnm.  

Estas quemas se están dando a una altura aproximada de 520 msnm donde habitan monos, 170 especies de aves, 50 de ellas migran desde Canadá y Estados Unidos. Sooo, la enorme cantidad de humo que generan estas quemas, desplaza e intoxica a toda la fauna que se ve afectada con esto.  

A como se nota en la fotografía tomada el 24 de octubre pasado desde El Madroñal, el humo asciende sobre el volcán afectando hasta la cumbre. El consumo de leña para uso domestico es un problema grandísimo que incrementa gravemente la deforestación.  

La mayoría de los hogares en la isla, tienen la costumbre de cocinar con leña y la mayoría de los comedores y restaurantes también lo utilizan. Si tomamos en cuenta el crecimiento de la población y del turismo, si se continúan las presentes prácticas depredadoras de la reserva del volcán Maderas, en pocos años tendremos un volcán que amenazará peligrosamente con deslizamientos de tierra de gran escala, fauna extinta, fuentes de agua estintas y una isla muerta, donde el turismo internacional, no tendrá ningún interés de visitar.  

De los isleños depende nuestro futuro, y las virtudes naturales de la isla son nuestra garantía par un desarrollo sostenible y la seguridad de nuestras propias vidas. Gracias a la abundante y antigua vegetación de éste volcán, los suelos son retenidos evitando mayores deslizamientos.

Por: Jardin del Buho Ometepe

Share on Google Plus

Comentarios