Pista de Ometepe subutilizada


A casi tres años desde su inauguración la pista La Paloma sigue sin recibir los prometidos vuelos internacionales y llegan pocos vuelos locales.


La inversión en el aeropuerto La Paloma, en la Isla de Ometepe, superó los diez millones de dólares y fue anunciada por todo lo grande, pero a tres años de haberse inaugurado las expectativas iniciales sobre su uso no se logran.

La frecuencia de vuelos continúa igual que cuando se inauguró, en mayo de 2014, según La Costeña, la única línea aérea que llega a ese destino.
Representantes gremiales del sector turístico coinciden en que la falta de inversión pública en infraestructura, las condiciones de los hoteles y otros sitios turísticos de la isla influyen para que no haya demanda del segmento de visitantes que se traslada por vía aérea, pues estos son considerados como turistas con mayores exigencias.
Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), afirma que “todavía estamos en el proceso de hacer más rentable el proyecto y en la medida que haya más capacidad hotelera en la isla, haya más volumen de turistas, la pista va a ser más ocupada”.
El secretario de la Asociación de Hoteles de Nicaragua, Miguel Romero, lamenta que “los vuelos comerciales se han reducido, la misma isla ha tenido una reducción de turismo, mientras no se continúe con el proceso de darle energía eléctrica permanentemente(…) además que ha bajado el número de turistas, eso ha generado que grandes hoteles han detenido sus inversiones (…). En este caso La Costeña no ha encontrado eco de parte de la gente que va a Ometepe”.

Aún en desarrollo

Para el delegado presidencial para las inversiones, Álvaro Baltodano, este proyecto aún está en proceso de desarrollo y admite que hasta el momento solo los vuelos nacionales están aterrizando.
“Este tipo de pistas está apuntando hacia el futuro, vamos incentivando a que los vuelos de líneas aéreas que maneja aviones pequeños vuelen en esas rutas, Ometepe, Bluefields, Corn Island, Puerto Cabezas, entonces se van creando las condiciones, uno va creando las condiciones de infraestructura para luego tener las condiciones necesarias para que estas líneas viajen a estos lugares”, justificó Baltodano.
Buscamos turistas que tengan la capacidad para pagar aviones y viajar a la isla, “lo que pasa que no solo es la pista, también hay que crear condiciones como tal, mejorar la infraestructura y estamos en eso. Ometepe es un lugar lindo con futuro”, aseguró Baltodano.
Lea:Aeropuerto millonario pero sin uso
Ferris siguen reinando
Por aire y por agua son las vías para llegar a Ometepe, pero los turistas están optando por ocupar los ferris que funcionan todos los días, en varios horarios.
“Entiendo que hay muy poca frecuencia de los vuelos por múltiples circunstancias, ya hay dos ferris, ya tienen dos barcos cada uno entonces(…) es más barato en ferri que en avioneta”, expresa Héctor Jiménez, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles.
De acuerdo con los paquetes de viaje que dispone la única línea aérea que llega a la isla, los jueves y los domingos hay un vuelo por día para llegar a la isla, y además funciona de escala para quienes viajan hacia a San Carlos y San Juan de Nicaragua, localidades de Río San Juan.

Temporada baja

Según Julio Caballero, director ejecutivo de La Costeña, el flujo de los pasajeros es bastante bajo desde septiembre hasta la segunda semana de noviembre, son los meses más bajos del año y no solo para la ruta de Ometepe sino en la industria en general”, detalló a través de un correo electrónico.
Caballero apunta que aumentará el flujo de usuarios de transporte aéreo a esa vía de diciembre a mayo, que es la temporada alta para ese sector.
Por su parte Romero, de la Asociación de Hoteles de Nicaragua, insiste en que “Ometepe se conoce a nivel mundial por la importancia de sus dos volcanes en medio de la isla, (pero) hay una infraestructura menor; debería y podría tener una mejor infraestructura”.
Según las estadísticas del Instituto Nicaragüense de Turismo correspondientes a 2015, la llegada de turistas a Nicaragua por vía aérea se hizo por los puestos de entrada del Aeropuerto Internacional Augusto César Sandino, con 465,932 ingresos; Guacalito de la Isla tuvo 306 entradas, en la pista de aterrizaje El Picacho 137 y en la pista de aterrizaje Montelimar 13 vuelos. Ningún vuelo internacional llegó al aeropuerto La Paloma.

¿Qué se necesita mejorar?

Los turistas que viajan por avión tienen mayor capacidad de compra pero se necesita una mayor oferta para que a la isla puedan llegar con mayor volumen, que haya mayor demanda para los vuelos y tenga mayor rentabilidad, explica Valenti.
Baltodano reconoce que es necesario que el Estado invierta en infraestructura para que la isla sea atractiva para los turistas de más ingresos. “Se ha venido trabajando en crear condiciones, pero también hay que hacer infraestructura para que se queden los turistas que están dispuestos a pagar por un boleto”, reiteró.
Valenti considera necesario que “las líneas aéreas que vuelan a la isla contribuyan también dando tarifas que permitan hacer paquetes más competitivos”.
Mientras se logra poner a funcionar en lleno la pista de 12 millones de dólares (según dijo el Gobierno durante su inauguración), seguirá usándose dos veces a la semana, mientras el resto de días solo recibirá ganado que transita por sus vías y come pasto en sus instalaciones.

En cifras

1,500 metros de largo mide la pista La Paloma, en Ometepe y 35 metros de ancho.
56,000 libras deben pesar como máximo los aviones que la utilicen.
42 pasajeros caben en el avión más grande que puede aterrizar en esa isla.

Ometepe de tercero

Según el informe Estadísticas de Turismo 2015, del Intur, la isla de Ometepe fue el tercer destino con más visitantes durante ese año, aunque en comparación con años anteriores ha bajado el volumen de visitas. Durante el 2015 de las visitas que realizaron los turistas que llegaron al país, el 5.9 por ciento visitó Ometepe, mientras que en 2014 fue el 6.8 por ciento.



LA PRENSA

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: