Gobierno paró la entrada de Uber a Nicaragua

Dirigentes del transporte selectivo de Managua que son allegados al Gobierno aseguraron que la decisión sobre dejar entrar o no a Uber en el país ya fue tomada y que para suerte de ellos se les cerró la puerta.
La Prensa

Fue una semana después de conocerse que representantes de la empresa sostuvieron encuentros con el sector empresarial como parte de la fase exploratoria, que el director del Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua (Irtramma), Amaru Ramírez, se reunió aproximadamente durante una hora con varios cooperados para informarles que Uber no operará, pero que se debe ordenar el servicio de los taxis de una vez por todas, porque persiste la queja de los usuarios.

“En días pasados nos reunimos con el director del Irtramma y nos dijo que no sería posible el sistema (Uber), que el Gobierno no está interesado en apoyar ese sistema de transporte, si no que el existente hay que mejorarlo. Categóricamente dijeron que no va a entrar a Nicaragua”, manifestó Nahin Hernández, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte y Servicios Múltiples (Fenacootrasem).

Esta decisión gubernamental fue comunicada por Ramírez de forma verbal y por eso aún no se descarta una reunión masiva de las federaciones que aglutinan los taxis, para exigir un compromiso por escrito, que supuestamente se les entregará el próximo jueves 2 de febrero.

“Nos dijeron que es un hecho que ya eso no va, que el presidente de la República (Daniel Ortega, designado por el Consejo Supremo Electoral) y la señora (Rosario Murillo, vicepresidente designada) dijeron que no va”, destacó William León, presidente de la Federación Nacional de Transportistas Revolucionarios (Fenatrar), que también estuvo en la reunión en el Irtramma.

La posibilidad de que Uber iniciara operaciones en territorio nicaragüense tomó fuerza luego de que el fin de semana antepasado el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, informó a través de redes sociales sobre la visita de representantes de Uber, que de paso participarían en un foro tecnológico.

La noticia agitó a los taxistas porque consideraron que de operar en el país afectaría los ingresos de ellos y por tanto esperaban que no se les permitiera. Además que consideraban que sería una competencia desleal porque los dueños de taxis pagan por la concesión —a como lo exige el ente regulador—.

En una entrevista brindada a LA PRENSA, el pasado viernes 20 de enero, el gerente general para Centroamérica de Uber, Humberto Pacheco, aclaró que descartaba la posibilidad de que pronto se instalaran en el país pero reconoció que se había sentado a conversar con representantes del sector privado, y que además le había hecho una presentación del sistema al director del Instituto de Telecomunicaciones (Telcor), Orlando Castillo; y al asesor presidencial para las inversiones de ProNicaragua e hijo de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Laureano Ortega.

Aunque existe la promesa de no permitir operaciones de Uber en Nicaragua, los dirigentes del sector selectivo planean reunirse el lunes para conversar de este tema y de un proyecto piloto que pretende mejorar el servicio de taxis en la capital. 


La Prensa

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: