Nicas emigran con poco información al país vecino del sur.

Los nicaragüenses que viajan con poca información a Costa Rica están más expuestos a la explotación laboral, la deportación y hasta a la trata de personas, según varias organizaciones civiles costarricenses.

Uno de los casos más sonados ocurrió en abril de 2013, cuando las autoridades confirmaron que 600 nicaragüenses eran explotados con jornadas laborales de hasta 15 horas, con salarios misérrimos y condiciones infrahumanas en fincas naranjeras de Guanacaste.

Para Olinda Bravo, de la Red de Mujeres Migrantes en Costa Rica, una de las razones por las que muchos nicaragüenses han optado por salir de su país es porque creen que Migración está otorgando una amnistía.

“Es algo totalmente falso lo de amnistía. Lo que ha existido es un permiso laboral para los que ya están laborando en sectores como la agricultura, peones de la construcción y las empleadas domésticas”, enfatiza Bravo.

“Nosotras tenemos en Nicaragua una red de información para los familiares de los inmigrantes, y una cosa que le decimos a la población es que si no tienen una red de apoyo, es decir familiares o amigos que les apoyen durante su llegada a Costa Rica, que mejor no se muevan, porque les esperan muchas penurias, y más aún cuando se les venza la visa de treinta días”, agrega.

Indocumentados sufren

Eva Martha González es una activista promigrante que viaja en diciembre a Nicaragua, cuando recolecta juguetes para niños pobres de comarcas chinandeganas. Ella dice llevar un claro mensaje a los jóvenes que desean migrar: “Si no tenés familiares ni cédula de residencia ni permiso de trabajo, no vayás a sufrir papito, que allá la vida es dura para el indocumentado”, les dice.

El ministro del Trabajo costarricense, Olman Segura, en diversas ocasiones ha expresado la vital importancia de la mano de obra nica en sectores como la agricultura y la construcción.


Contrato laboral

Kathya Rodríguez, directora de Migración y Extranjería, ha sido enfática en afirmar que los permisos de trabajo no abarcan a guardas de seguridad ni a personas que laboran en servicio al cliente, dos ramos en los que trabajan miles de nicaragüenses irregulares.

Rodríguez dice que los trabajadores transfronterizos que lleguen en temporadas de cosecha no deben arriesgarse sin antes contar con un contrato laboral.

“Hacemos un llamado a los empleadores para que en los sectores de la agricultura, construcción y trabajo doméstico regularicen a sus trabajadores”, ha dicho el ministro del Trabajo costarricense, Olman Segura. - END

Share on Google Plus

Comentarios

0 comentarios: